Orgullosos, mañana hay que ir a trabajar